Jason Evert, predicador católico, habla sobre la castidad

Facebooktwittermail
Lindsay Steele
Los católicos participan en la adoración eucarística después de una charla de Jason Evert en la parroquia de St. Patrick en Iowa City el 10 de septiembre.

Por: Lindsay Steele
El Mensajero Católico

IOWA CITY — Katty Padilla descubrió el sitio web ChastityProject.org de Jason Evert hace unos 10 años cuando era adolescente y vivía en México. ”Yo era uno de esos jóvenes” que buscaban orientación, le dijo a The Catholic Messenger. ”Quería aprender más sobre la Teología del Cuerpo”. Vio videos en el sitio web y leyó traducciones al español de muchos de los libros de Evert.

Ahora, siendo miembro de la parroquia Santo Tomás More en Coralville, la futura mamá estaba emocionada de escuchar a Evert hablar en persona en la parroquia de San Patricio en Iowa City el 10 de septiembre. Padilla y su esposo, Jorge Palacios, sonrieron mientras conversaban con Evert durante un descanso entre sus dos charlas. Más de 325 personas asistieron al evento, y los adolescentes constituyeron aproximadamente la mitad de la audiencia.

Evert es de Arizona. Él ha hablado en seis continentes y ha escrito más que 15 libros.

CMC-podcast-ad

Evert invitó a los adolescentes de la audiencia a sentarse al frente durante su primera presentación, que se centró en la castidad. Aunque las tasas de sexo adolescente han disminuido en los últimos años, Evert observa que los adolescentes todavía sienten presión. Las niñas, en particular, pueden equiparar el sexo con el amor y sentirse obligadas a actuar para ganarlo. ”Si realmente te ama, no necesita esas cosas porque todavía te tiene”, dijo Evert. ”Si pide ver una foto tuya desnuda, envíale tu mano completamente desnuda despidiéndose, porque esa es la única parte de ti que merece ver”.

Alentó a los jóvenes miembros de la audiencia a no empujar los límites de la actividad física y a abrazar la dignidad de sí mismos y de los demás. Encontrar buenos amigos, asistir a misa y orar pidiendo a la Virgen María nos puede ayudar. La castidad “no se trata de reglas y de evitar de no ir al infierno; se trata de querer el cielo con la persona que amas”. Pidió a los miembros de la audiencia de todas las edades a rechazar la pornografía, que es adictiva y puede llevar a los usuarios a ver a los miembros del sexo opuesto como objetos. ”El amor no puede esperar para dar, la lujuria no puede esperar para obtener”, aconsejó.

Las personas que se sienten como bienes dañados no necesitan vivir con culpa y vergüenza, dijo. Pueden comenzar de nuevo confesándose, abrazando su dignidad y tomando decisiones diferentes como lo hizo su esposa, Crystalina. Después de una serie de angustias, abrazó la castidad y más tarde cofundó ChastityProject.org con su esposo.

En la segunda charla, Evert ofreció su perspectiva sobre el género en la cultura actual. Admitió que no encaja en el estereotipo masculino, bromeando que encuentra las carreras de NASCAR aburridas y no le gusta el sabor de la cerveza. Está de acuerdo con eso, porque cree que la masculinidad está determinada por la biología y no por la personalidad. Sin embargo, cree que los estereotipos de género pueden ser dañinos y hacer que las personas se pregunten si son lo suficientemente hombres o mujeres. También cree que es perjudicial identificar el cuerpo de uno como algo que necesita ser arreglado, en lugar de centrarse en los sentimientos y problemas que causan la discordancia de género.

Haciendo referencia a la Teología del Cuerpo de San Juan Pablo II y el llamado del Papa Francisco al acompañamiento, Evert pidió a la audiencia abordar los problemas de género con caridad y claridad en lugar de descartar o burlarse de alguien que experimenta discordancia de género.

Está bien no saber qué hacer cuando un ser querido experimenta discordancia de género o se identifica como transgénero: es un tema complicado que va mucho más allá de los pronombres, los baños y los deportes. Aunque la Iglesia rechaza el género como una opción, abraza el diálogo (https://tinyurl.com/2uxtzde8). Escuchar con “curiosidad reverente” es esencial, dijo Evert. ”A veces se supone que no debes ser la boca de Cristo. A veces se supone que debes ser sus oídos y escuchar las historias de la gente.”

Evert ofreció ejemplos y estadísticas sobre la transición médica y quirúrgica, sugiriendo que estos tratamientos no resuelven los problemas subyacentes y pueden ser una amenaza para la salud a largo plazo, y destacó las características biológicas complementarias de mujeres y hombres. Es útil compartir estas ideas en el contexto de una relación segura y de confianza. Una persona que experimenta discordancia de género puede estar agradecida más adelante si se da cuenta de que la transición “no fue la respuesta”.

Antes de dirigir a la audiencia en adoración eucarística para terminar la noche, Evert pidió a cualquiera que lucha contra la castidad o la discordancia de género a dejar sus cargas ante el Santísimo Sacramento. La Eucaristía es “el secreto del amor”, dijo.

Los Caballeros de Colón en Solon patrocinaron la participación de 60 asistentes, entre ellos Lisa y Lee Connell, padres de hijos adultos. Esperaban obtener herramientas para la discusión y relacionarse mejor con los parientes más jóvenes. La parroquia de San Patricio pagó para que sus estudiantes de confirmación tanto los actuales como los pasados, asistieran a estas presentaciones.

Doce sacerdotes escucharon confesiones durante la cena y la adoración, incluido el padre David Paintsil, vicario parroquial de Santa María de Iowa City, quien apreció la opinión de Evert sobre la castidad y la teología del cuerpo. ”Este programa es necesario en nuestro tiempo”, dijo.


Support The Catholic Messenger’s mission to inform, educate and inspire the faithful of the Diocese of Davenport – and beyond! Subscribe to the print and/or e-edition, or make a one-time donation, today!

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittermail
Posted on

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *