Mi agradecimiento por el Día de los Muertos

Facebooktwittermail

Por Padre Bernie Weir
El Mensajero Católico

P. Weir

Ha empezado a hacer frío. El otoño está en marcha. Las festividades se aproximan. El otoño y el invierno siempre traen cosas que amamos y cosas que no nos agradan.

Entre las cosas que no nos agradan, al menos que a mí no me agrandan: el clima frío, la oleada otoñal de COVID, la nieve y la claustrofobia. Esta lista también incluye el horario estándar, la oscuridad y el frío de las mañanas y sacar a pasear a mi perro cuando la nieve es más profunda que ella.

Entre las cosas que amamos, al menos que a mí me encantan: sacar los suéteres y camisas de franela, las hojas de los arboles cambiando de color, la primera nevada (pero solo la primera) y las sopas de todo tipo. Esta lista también incluye Halloween, Acción de Gracias, Navidad y Año Nuevo. En lo alto de mi lista está el Día de los Muertos (Día de los Muertos), el 2 de noviembre. El Día de los Muertos y sus símbolos provienen de las culturas hispanas.

CMC-podcast-ad

Siempre es bueno recordar a nuestros antepasados ya sea que estén en nuestra familia o aquellos que de alguna manera han tocado nuestras vidas. Mi familia
realmente no entiende por qué me gusta tanto el Día de Muertos.

Uno de los principales símbolos del Día de los Muertos son las calaveras de azúcar o calaveras pintadas con alegres colores y símbolos. Varios años atrás, recibí una pequeña calavera con mi nombre. Estaba tan emocionado y pensé que era un regalo maravilloso. He dado estos cráneos a algunas de mis sobrinas y
sobrinos como regalos de bautismo. Mi familia piensa que es raro, pero lo aceptan y dicen algo así como: “Bueno, eso es algo que le gusta a Bernie, así que está bien”.

Lo que me gustó del cráneo que recibí es que alguien pensó que yo era lo
suficientemente importante como para ser recordado. Es una forma de que quienes vean la calavera, después de mi muerte, me recuerden, con suerte con cariño.

A medida que avanzamos hacia los próximos meses, que están llenos de días festivos, reuniones familiares y fiestas, espero que quienes lo rodeen, piensen en usted es alguien lo suficientemente
importante, como para recordarlo después de que ya no esté con ellos. También espero, que las personas en su vida, sean lo suficientemente importantes, como para que las recuerdes después de que ya no caminen contigo.

Si necesita más personas lo suficientemente importantes como para que las recuerde, comuníquese con aquellos que se encuentran en los márgenes o con personas, que tal vez nunca pensó en conocer. Podrían volverse lo suficientemente importante, como para recordarlos y hacer que su vida sea más rica y plena. Recuerde, usted es lo suficientemente importante para que Cristo nuestro Señor lo recuerde.

Entre los que recuerdo y por los que oro en el Día de los Muertos, hay tres personas a las que serví cuando cada una estaba muriendo. Aprendí mucho acerca de la muerte de cada uno de ellos. Son
antepasados de fe para mí. La primera persona estaba aterrorizada de morir. Estaba agitado y moviéndose antes de fallecer. No quería experimentar la muerte de esa manera.

La segunda persona se sentía cómoda con la muerte. Cuando comenzó el proceso de morir, me dijo que me fuera a casa porque sabía que tenía misa al día siguiente. Le dije que me quedaría. Más tarde, su esposa le dio un beso, lo que interrumpió su proceso de muerte. Me dijo: “También podrías irte a casa porque no voy a llegar esta noche”. Estaba tranquilo. La muerte era el siguiente paso para él.

La tercera persona era una mujer mayor que me preguntó, mientras se estaba muriendo: “¿Estoy haciendo esto correctamente? Quiero asegurarme de hacerlo bien y de que sea una buena muerte”. Le dije que pensaba que lo estaba haciendo absolutamente bien y que iba a tener una buena muerte.

(Padre Bernie Weir es el pastor de la parroquia de Santiago Apóstol en Washington.)


Support The Catholic Messenger’s mission to inform, educate and inspire the faithful of the Diocese of Davenport – and beyond! Subscribe to the print and/or e-edition, or make a one-time donation, today!

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittermail
Posted on